Stalker

Con la crisis la cosa se empezó a torcer: los curros eran pocos, de mierda y mal pagados.


La vieja fábrica

Y es que, de noche cerrada, se sentía un murmullo filtrarse desde el suelo. Los vecinos los describían como un ritmo desacompasado, como el estremecimiento de grandes máquinas ciegas trabajando sin cesar, hundidas muchos metros bajo tierra.


Ángeles custodios

Timmy apenas era un niño cuando ocurrieron los sucesos del día N. Los que crecieron con él le recuerdan como un jovencito de voz aflautada, disfrutando siempre de su fifa y su minecraft, y gastando divertidas chanzas a las chicas con las que se encontraba online.
Pero entonces llegó el día N y todo cambió.


Fama

Disfruto de la fama en secreto, hinchiéndome de orgullo cuando oigo a mis vecinos por el patio de luces, comentando mi aparición en la radio. También he sorprendido a compañeros del trabajo hablando de mí en la cafetería sin que supieran que estaba escuchándoles a apenas unos metros. Yo misma he grabado el programa y lo pongo continuamente en mi reproductor, me ayuda a dormir.


La anciana

En casa de La Anciana siempre son las cinco de la tarde del veintitrés de agosto de mil novecientos ochenta y siete, un domingo eterno, con un sol eterno tras los visillos.